En solidaridad con el pueblo japonés ante grave crisis: hoy más que nunca “¿Nuclear? No, gracias”


Ante los terribles hechos que han azotado Japón, REDES – Amigos de la Tierra Uruguay manifiesta su más profundo pésame a todo el pueblo japonés en estos tristes momentos que le toca vivir. Las imágenes del terremoto, de olas gigantescas penetrando el país, que arrastraban a su paso personas, casas y plantaciones, nos han sorprendido y horrorizado por igual.

Por otra parte, al problema de la destrucción causada por los fenómenos naturales se suma un nuevo peligro, el nuclear. El terremoto y el posterior tsunami afectaron gravemente la central nuclear de Fukushima 1 (en la localidad de Hitachi, prefectura de Ibaraki), lo que ha provocado fugas radioactivas que, según lo difundido por la prensa, habrían sobrepasado de 100 a 10.000 veces los límites legales. Estas fugas, según admitió el gobierno, “podrían afectar la salud humana”. Diversos especialistas y gobiernos advierten que la situación en la planta nuclear está fuera de control. También están en peligro las centrales de Onagawa y Tokai.

En medio de este terrible momento en Japón, REDES – Amigos de la Tierra Uruguay considera que se deben redoblar los pedidos para que la generación de energía nuclear sea valorada como lo que es, una peligrosísima opción. Existen muchas otras formas de producir energía que deben ser exploradas, antes de pensar en una alternativa nuclear.

REDES – AT vuelve a rechazar y desmentir varios mitos de la industria nuclear y sus defensores. La energía nuclear no es segura, ni limpia, ni barata, ni necesaria:

· La energía nuclear no es barata. En los cálculos económicos se omite generalmente el costo de desmantelamiento de las centrales y de la gestión de los residuos durante cientos de años (actividad, además, de graves riesgos).

· Esta forma de energía supone enormes amenazas para la humanidad y el medio ambiente durante demasiado tiempo como para decir que no habrán accidentes. Las contingencias del clima, por ejemplo, son muchísimas, y su comportamiento no se puede prever en períodos de tantos años y menos en medio de un cambio climático creciente.

· La energía nuclear no soluciona los problemas de dependencia energética, ya que ella misma depende de un material no renovable como el uranio, que es un recurso muy limitado. Su extracción es contaminante y peligrosa.

· La nuclear supone un mínimo porcentaje del total de la energía que utiliza la humanidad. Es por tanto fácil de sustituir por fuentes renovables en el mediano plazo.

REDES – AT celebra y apoya los pasos que acaban de dar Suiza y Alemania, al congelar el primero su programa nuclear, y decidir el segundo apagar siete de sus 17 plantas nucleares. Sin embargo, la organización ambientalista lamenta profundamente que estas decisiones hayan sido, al menos en parte, resultado de un accidente que hace sufrir al pueblo japonés por el grave error de sus gobernantes al desarrollar la energía nuclear. Sería bueno que no fueran necesarios estos desastres para salvaguardar el bienestar de las poblaciones de todo el mundo.

En Uruguay, para el período 2011-2012 están destinados dentro del presupuesto nacional casi un millón de dólares para discutir la viabilidad de una central nuclear. REDES – AT entiende que la gravedad de los hechos ocurridos en Japón debe estar sobre la mesa a la hora del debate y que no se debe derogar la ley que prohíbe la generación nucleoeléctrica en el país mientras se analiza el asunto.

La organización ambientalista reivindica el camino de las energías renovables, que este gobierno nacional ha desarrollado y que encamina al país a tener, en 2015, el 50 por ciento de su matriz energética basada en esas fuentes. Hoy más fuerte que nunca: “¿Nuclear? No, gracias”.

Por más información:

REDES – Amigos de la Tierra Uruguay
María Selva Ortiz
2908 27 30 – 099 259 822
agua@redes.org.uy

Leonard Mattioli
2908 27 30 – 098 423 736
ciudaddinamo@gmail.com