Estas elecciones son ilegítimas, fraudulentas e inmorales – Abajo el Golpe de Estado en Honduras


http://www.flickr.com/photos/41811136@N04/Las elecciones del 29 de noviembre, su convocatoria y el uso presupuestario en un régimen de facto, sin que previamente se haya restaurado la democracia y el Estado de Derecho como lo mandan las resoluciones de la OEA y la ONU, son ilegales e ilegítimas y constituyen un delito.

Respaldamos la decisión de amplios sectores del pueblo hondureño organizado, representados en el Frente Nacional de Resistencia contra el Golpe de Estado, que desconocen el proceso electoral orquestado por el gobierno golpista. En ese sentido apoyamos y hacemos nuestro el llamado del Frente Nacional de Resistencia, a todos los pueblos, gobiernos y organismos internacionales, a desconocer los resultados que arroje dicho proceso por ser ilegítimo e ilegal, violando las normas constitucionales; afirmamos como primer e imprescindible paso la restitución del Presidente Manuel Zelaya hacia la resolución del conflicto abierto por la acción golpista.

Apelamos a mantener la firmeza en la ejecución de las resoluciones aprobadas por la OEA y la ONU y no adoptar posiciones ambiguas o imprecisas como las que despliega hoy el gobierno de los Estados Unidos de América, que con su postura final, ha debilitado el proceso de revertir el golpe de estado, mostrando la división en la comunidad internacional. Legitimar los golpes de estado por medio de procesos electorales espurios divide y no contribuye a la unidad de las naciones de América.

Exigimos a los representantes ante la OEA y la ONU para que defiendan y sostengan los derechos del pueblo y de los gobiernos legítimamente electos, ya que cuando uno de nuestros Estados sufre un agravio es una afrenta para América toda.

Celebrar elecciones libres y justas el 29 de noviembre es imposible ya que más de dos tercios del periodo de campaña permitido por la ley ya ha transcurrido bajo condiciones de dictadura sin libertad de asamblea, de palabra ni de libertad de expresión, así como una fuerte represión militar que ha dejado personas asesinadas, torturadas y presos políticos. Esta represión ha sido documentada y denunciada por organizaciones de derechos humanos Hondureñas e internacionales.

Denunciamos la campaña de represión, miedo y presión social y política ejercida por la dictadura y los grupos fácticos que propiciaron el golpe, con el intento de forzar a la población a participar en unos comicios fraudulentos. Los cuerpos represivos del Estado han aumentado la vigilancia y persecución de los y las militantes de la Resistencia, hasta el punto de declarar un Estado de Emergencia que podría ser el preámbulo de una ofensiva militar contra el pueblo desarmado.

Denunciamos asimismo la intención de hacer parecer ante la opinión publica nacional e internacional que existe una situación de “normalidad” en el país y que habrá una masiva participación de la población en la farsa electoral. Desde ya, responsabilizamos al régimen golpista por cualquier desenlace que su política de avasallamiento y violencia pueda provocar.

Apoyamos el llamado del Frente Nacional de Resistencia a que el Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial, el Banco Interamericano de Desarrollo, el Banco Centroamericano de Integración Económica, los gobiernos que dirigen estas instituciones y otros gobiernos, organismos e intereses corporativos nacionales y transnacionales, no provean financiamiento, ni concedan nuevos préstamos, ni negocien nuevos acuerdos comerciales y de inversiones con el gobierno golpista, ni con el gobierno que surja del proceso electoral fraudulento.

Manifestamos nuevamente nuestro apoyo y solidaridad al heroico pueblo hondureño articulado en el Frente Nacional de Resistencia contra el Golpe de Estado, al igual que exigimos que se investigue y se castigue ejemplarmente a todas las personas involucradas en las violaciones reiteradas de los derechos humanos, como son los asesinatos, torturas, violaciones, vejaciones y desapariciones, así como también a los responsables y cómplices del quebrantamiento del orden constitucional.

Reconocemos en especial la participación ejemplar de las mujeres hondureñas en la resistencia al golpe y a todas las políticas y prácticas que violentan la integridad y el buen vivir de las mujeres del país, y denunciamos el especial ensañamiento con que las fuerzas golpistas han actuado en contra de ellas así como también, en contra de los y las integrantes de la comunidad de diversidad sexual.

Expresamos también nuestro más enérgico respaldo a la decisión de los movimientos sociales, organizaciones populares y personas aglutinados en el Frente de Resistencia, de seguir luchando por la refundación de Honduras, a través del desarrollo de una Asamblea Nacional Constituyente.

¡El pueblo unido jamás será vencido!