De mal en peor


http://www.flickr.com/photos/alvaroherraiz/Se incrementan los ataques de Israel sobre Gaza

Más de 900 personas han muerto y al menos 4.300 han sido heridas por los ataques constantes de Israel sobre la Franja de Gaza, que a pesar de las protestas internacionales sigue bombardeando territorio palestino, e incluso ha incrementado su ofensiva en las últimas horas. Ayer PENGON-Amigos de la Tierra Palestina advirtió mediante un comunicado que la población de la Franja afronta una grave escasez de agua, y que miles de personas podrían quedar inundadas por un río de aguas residuales si no se hace algo pronto para aliviar la presión en las piscinas de recolección de aguas servidas.

900 personas muertas y 4.300 heridas… el número impresiona. Basta ponerle la piel, los ojos, las manos de cientos de personas que ya no caminarán por las calles de la Franja, ya no darán de comer a sus hijos, ya no pedirán que se haga justicia, para entender lo terrible de una cifra que, repetida hasta el cansancio en los cables internacionales de prensa, a veces parece fría. Peor aún es pensar que gran parte de esas personas eran niños, muchos de los cuales se refugiaban en escuelas de Naciones Unidas, que fueron bombardeadas por Israel.

Decenas son las organizaciones y los movimientos sociales que desde el 27 de diciembre reclaman el cese de la ofensiva militar israelí. Una de ellas es la organización ambientalista palestina PENGON, que forma parte de la federación Amigos de la Tierra, la cual advirtió que la población de Gaza afronta una escasez de agua potable, y que existe un riesgo inminente sobre los sistemas de saneamiento.

“PENGON-Amigos de la Tierra Palestina advierte que existe un riesgo real que amenaza a los residentes de Gaza, y que éste está representado por una gran disminución del agua potable, a lo que se agrega un grave riesgo que amenaza a miles de residentes de Gaza –especialmente del área de Beit Lahiya–, donde existe un peligro significativo debido a que podrían colapsar las paredes de las piscinas de recolección de aguas residuales”, que están en riesgo debido a que se hace imposible descargar las aguas servidas.

De producirse el colapso, cerca de 15.000 personas quedarían sumergidas en aguas residuales, afirma la organización ambientalista. Además, PENGON señala que el sitio y la ocupación militar de Gaza ha hecho que los residentes de la Franja afronten una escasez de agua potable, ya que las redes de cañerías que se encargaban de proveerla fueron destruidas, dejando a la población dependiente de “cosechar” el agua de la lluvia o comprar lo que puedan al sector privado.

“PENGON-Amigos de la Tierra Palestina enfatiza que el gobierno israelí debe detener esta violenta agresión contra el pueblo palestino, que debe abrir las fronteras con Gaza y debe trabajar de forma inmediata para tomar las acciones necesarias que faciliten la entrada de combustible y repuestos para las bombas de las piscinas de recolección de aguas residuales, así como también debe cerciorarse de que los equipos de mantenimiento permanezcan seguros. Israel debe restaurar el suministro eléctrico lo más rápido posible, para evitar este desastre sanitario y ambiental”, sentencia el comunicado.

Nota publicada en Radio Mundo Real el 13 de enero. La puede leer y escuchar en:
http://www.radiomundoreal.fm/rmr/?q=es/node/26990