La soja oprime en Uruguay


Entrevista a Graciela González, integrante de CALMAÑANA

La Cooperativa Agraria Limitada por un Mañana (CALMAÑANA) representa en la actualidad una salida de trabajo solidaria y asociativa para 18 mujeres del departamento uruguayo de Canelones, circundante a la capital, Montevideo. Las integrantes de esta cooperativa se dedican principalmente al cultivo orgánico de hierbas aromáticas y medicinales, pero deben enfrentarse al flagelo que representa la soja transgénica, que con carácter de monocultivo se está implantando en la zona.Luego de varios cambios de rubro por parte de sus familias -el auge remolachero en los 80, luego la lechería que no resolvió sus problemas y la horticultura con su carácter cíclico- en la actualidad las integrantes de CALMAÑANA se dedican básicamente al cultivo de hierbas aromáticas y medicinales… pero al mismo tiempo, se enfrentan a un nuevo flagelo: la soja transgénica en carácter de monocultivo, y su paquete tecnológico asociado.

“Somos pequeñas parcelas y aquellos vecinos que aplican gran cantidad de agrotóxicos no se están perjudicando sólo ellos sino también a los vecinos que hacemos producción orgánica”, dijo esta activista a Radio Mundo Real en el marco de un seminario taller sobre soberanía alimentaria organizado por REDES – Amigos de la Tierra Uruguay, el Programa Uruguay Sustentable y la Red de Grupos de Mujeres Rurales de Uruguay.

La avasallante entrada de los cultivares de soja transgénica ha impactado fuertemente en Canelones, comentó Graciela, recordando que en ese departamento existen casos documentados de aplicaciones de herbicidas genéricos como glifosato en forma aérea, afectando a poblaciones y centros escolares.

Nota publicada en Radio Mundo Real. La puede leer y escuchar en: http://www.radiomundoreal.fm/rmr/?q=es/node/26575