Caminar juntas


134859801_3244727af0_bEntrevista a Carmen Carlini, de la Asociación de Mujeres Rurales del Uruguay (AMRU)

Cuando las mujeres se organizan, sus problemas cotidianos resultan menos pesados de lo que parecen cuando están aisladas, dijo a Radio Mundo Real Carmen Carlini, quien trabaja en la Asociación de Mujeres Rurales del Uruguay (AMRU) en el departamento de Canelones.

“La idea de proyectar videos que sean disparadores de discusiones busca llegar a todos los rincones de Uruguay”, comenta Carmen, referente a nivel del departamento de Canelones de la AMRU, que días atrás realizó un evento de proyección de audiovisuales.

En esa oportunidad se proyectaron el documental realizado por REDES – Amigos de la Tierra Uruguay, “Con la soja al cuello”, que muestra los efectos de la expansión del cultivo de esa oleaginosa en el país, así como el filme británico “Las Mujeres del calendario”, basado en una historia real.

Estos audiovisuales buscan “disparar preguntas” cuyas respuestas se puedan discutir y ver en el conjunto de las mujeres y los varones que concurren, señala Carlini. “El documental sobre la soja lo consideramos importante porque estamos en esa lucha por preservar nuestro Uruguay Natural y las pequeñas cositas que podamos hacer cada uno en el lugar donde vivimos aportan al conjunto”.

Carlini es vecina de la zona de Las Violetas y referente para todo el departamento –que es el principal productor de alimentos del país– de la organización. Nos comentó cómo comenzó su trabajo como mujer rural organizada: “Trabajando en Las Violetas alguien me presentó hace muchos años a un grupo social como mujer rural y me integré. Fue para mí un descubrimiento y más para personas como nosotros que arrancamos en la mañana, trabajando con la familia, con los niños, podando, cosechando… como que no queda mucho tiempo para nosotros. Los varones por lo general tienen el ‘boliche’ [bar] pero las mujeres no tenemos un lugar de referencia”.

Carmen nos cuenta que en un ámbito de mujeres rurales surgen temas que muchas veces no se hablan públicamente a viva voz. “Son temas más profundos de cosas contadas entre mujeres de temas que hacen al aislamiento y que en una situación límite pueden llevar a la depresión y hasta el suicidio. Cuando te juntás a compartir problemas te das cuenta de la verdadera magnitud de tus problemas y de que los mismos no son sólo tuyos”.

Carmen resume así la posición que lleva a las mujeres a organizarse: “a mí me gusta caminar junto con el hombre, no delante ni detrás, eso es lo más lindo que puede lograrse entre los seres humanos”. A partir de vencer este aislamiento, surge en Canelones lo que hoy es AMRU, “pero ya tenemos una trayectoria en todos los departamentos”, subraya.

Desde lo productivo hacia otros temas

Muchas veces se hace una identificación entre AMRU como organización de mujeres y los grupos de producción. Si bien existen proyectos productivos, los mismos son el pie de apoyo de otro trabajo que hace a la realización de la mujer en su conjunto, afirma Carmen. “Lo que nosotros descubrimos en la parte social es que a veces desgraciadamente la sociedad te lleva a que si vos no vas a reunirte para algo productivo que te haga llevar algún dinero a tu casa está mal visto que la mujer salga. Y a través de los grupos productivos es que sucedía que se enganchaba todo el entramado de los problemas familiares, los hijos, toda la responsabilidad que tiene una mujer en la casa. Porque siempre ha pasado que si hay un enfermo quien lo cuida es la mujer, aunque por suerte esto está cambiando”.

Sea para producir o para intercambiar problemáticas, dice Carmen, “el estar organizadas hace que se logre una inyección de fuerza para resolver sus problemas que a veces por estar aisladas parecen más grandes de lo que son”.

Como organización social, AMRU no es indiferente a la cercana consulta electoral en Uruguay. De ahí que su “comisión de incidencia política” se encuentre abocada a establecer una plataforma a ser presentada a todos los candidatos presidenciales y sus respectivos partidos y comisiones de género.

Asimismo, la asociación cuenta con una marca comercial denominada “Delicias Criollas”, con la que vende alimentos de tipo artesanal elaborados por los distintos grupos de mujeres.

Nota publicada en Radio Mundo Real el 3 de agosto. La puede leer y escuchar en: http://www.radiomundoreal.fm/Caminar-juntas