Amigos de la Tierra apoya decisión de Bolivia de salirse del CIADI


Los grupos ecologistas y ambientalistas de Amigos de la Tierra Internacional, entre los que se encuentra REDES-Amigos de la Tierra Uruguay, saludamos y apoyamos la decisión de retirarse del Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (CIADI) adoptada por los gobiernos de Bolivia, Nicaragua y Venezuela en la Cumbre presidencial de la Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA), celebrada en Barquisimeto, Venezuela. Hacemos lo propio respecto a la decisión del gobierno de Evo Morales de renegociar cada uno de los 24 tratados bilaterales de protección a las inversiones firmados por Bolivia.

Tal como indica la decisión conjunta de denunciar la Convención del CIADI, por esta vía se está “garantizando el derecho soberano de los países a regular la inversión extranjera en su territorio nacional”, rechazando además las presiones de todo tipo de empresas transnacionales, que habiendo vulnerado normas constitucionales, leyes nacionales, compromisos contractuales, disposiciones regulatorias, ambientales y laborales, se resisten a la aplicación de decisiones soberanas de los países amenazando e iniciando demandas contra los Estados Nacionales en instancias como el CIADI.El CIADI es uno de los mecanismos que se han vuelto letra corriente en todos los Tratados de Libre Comercio, conteniendo todas las características de la agenda neoliberal: impone y agrava las desigualdades, la transnacionalización de la producción y la pérdida de soberanía.

Los hechos demuestran que el CIADI ha tomado partido sistemáticamente por las transnacionales: de los 232 casos de arbitraje presentados, 230 han sido planteados por transnacionales contra Estados; del total de disputas atendidas (concluidas y en proceso) hasta febrero de 2007 (109), en el 74% de los casos los demandados son países en desarrollo, es decir naciones pobres. El 36% de los casos atendidos por el CIADI terminaron con un fallo favorable al inversionista privado y 34% de los casos fueron resueltos fuera de la corte, pero con compensación para el inversor. En los pocos casos ganados por los Estados, éstos no obtuvieron indemnizaciones.

Finalmente, el CIADI impide que las comunidades locales y sus organizaciones tengan acceso a la información sobre las demandas que las empresas entablan a los Estados. Todos los procesos en el CIADI restringen los derechos de participación de los pueblos ya que solo las empresas tienen derechos y todo se maneja bajo el secretismo más absoluto, aún cuando la mayoría de las demandas están relacionadas con la explotación de recursos naturales estratégicos y servicios esenciales que son temas de interés público.

Amigos de la Tierra Internacional lucha por una sociedad construida en la soberanía y la participación de pueblos, fundada en la justicia social, ambiental, económica, y de género, donde no tienen cabida todas las formas de dominación y explotación tales como el neoliberalismo, la globalización, neo-colonialismo y militarismo.

En tanto, pretendemos provocar la transformación hacia la sustentabilidad y la equidad -dentro y entre las sociedades- con enfoques y soluciones creativas. Creemos que este tipo de acciones tomadas por los gobiernos de Bolivia, Nicaragua, y Venezuela, nos alientan a continuar en prácticas concretas y alternativas de integración de los pueblos para los pueblos.

Amigos de la Tierra Internacional es la red más extensa de grupos ecologistas de base en el mundo, conjugando 70 grupos nacionales y unos 5000 grupos locales de activistas en todos los continentes. Con aproximadamente un millón de miembros y colaboradores alrededor del mundo, Amigos de la Tierra Internacional realiza campañas sobre los temas sociales y ambientales más relevantes del momento; cuestiona el modelo económico imperante y la globalización comandada por las transnacionales, promoviendo, al mismo tiempo, soluciones que permitan crear sociedades ecológicamente sustentables y socialmente justas.