Lo que La Haya no resolvió ni resolverá


(Uruguay / Argentina). Los planes para la construcción de las plantas de celulosa de la compañía finlandesa Botnia y la española ENCE en la localidad de Fray Bentos, República Oriental del Uruguay, al borde del Río Uruguay, siguen avanzando a pesar de las masivas manifestaciones de miles de ciudadanos y organizaciones socioambientales y ecologistas uruguayas y argentinas en contra el establecimiento de las mismas, mientras en la Argentina, provincias como la de Corrientes se muestran interesadas en atraer estos proyectos y en la de Misiones avanzan los desmontes sobre la selva para abastecer a las industrias locales de celulosa sobre el Paraná. En Uruguay la compañía sueco-finlandesa Stora Enso, ha comprado y forestado praderas con pinos y planea instalar otra mega fábrica de Celulosa sobre el Río Negro en el Centro del País.La instalación de estas plantas para la producción de pulpa de pasta de celulosa, además de no contar con el apoyo de las comunidades locales, afectará severamente el medioambiente y la salud humana. Las plantas, que extraerán grandes cantidades de agua del río Uruguay, verterán en el río desechos tóxicos, como dioxinas, muy perjudiciales para la salud humana y la vida natural del río. También estimulará la plantación de grandes extensiones de monocultivos forestales en tierras de pastoreo que ya están causando la pérdida de la biodiversidad de toda la región y que afectan también a la ganadería y apicultura local .

Resulta indignante el constatar que tanto los gobiernos de los llamados países desarrollados con la complicidad de los gobiernos locales, así como las instituciones financieras internacionales, promueven proyectos altamente contaminantes y dañinos alegando beneficios que resultan mínimos y no compensatorios tales como la creación de algunos puestos de trabajo.

Por el contrario, la actividad económica de la región, basada en el turismo, actividades de recreación y una creciente diversidad productiva, se verá seriamente perjudicada por el impacto de las plantas de celulosa, que no pagan ningún impuesto en el país. Estas se instalan en zonas francas con puertos propios también libres de impuestos. Del mismo modo ha sido subsidiada y exonerada de impuesto las plantaciones monoculturales de árboles de estas empresas. Las ganancias y producción de estas plantas solo servirán para estimular el sobreconsumo de papel y enriquecer a los mercados de capital de los países del Norte. Los impactos negativos, solo se sentirán en el Sur.

Exigimos a los gobiernos de Finlandia y España, y a los gobiernos argentino y uruguayo que no promuevan inversiones ni proyectos que dañen los bienes sociales, culturales y naturales de las comunidades del Sur y se promuevan formas alternativas de sustento basadas en la participación, la integración y el respeto por los ecosistemas y por las formas de vida tradicionales.

_______________
Por más información:

REDES/Amigos de la Tierra Uruguay
María Selva Ortiz
Tel.5982 902 23 55, 5982 9082730
e-mail: prensa@redes.org.uy
https://www.redes.org.uy

Federación Argentina Amigos de la Tierra
Anna Petra Roge de Marzolini – Coordinadora General
Tel: 54 3437 423598
e-mail: rogedemarzolini@lapazcoop.com.ar
http://www.amigos.org.ar