Día Mundial del Agua: entre festejos y advertencias


REDES – Amigos de la Tierra Uruguay se suma a los festejos este jueves por el Día Mundial del Agua, en un país que hizo historia a nivel internacional al definir en 2004 que el agua es un derecho humano fundamental y estipularlo en su Constitución nacional.

Por eso, como integrantes de la Comisión Nacional en Defensa del Agua y de la Vida (CNDAV), convocamos a una actividad pública y abierta en el Callejón de la Universidad, a partir de las 16 horas de este jueves. Se proyectarán videos y habrá reparto de folletos.

No obstante, también es una jornada para el alerta: el rápido e impactante desarrollo de los agronegocios en el país, con la soja y la forestación como monedas más salientes (y los agrotóxicos asociados), pone en jaque directamente la cantidad y calidad de nuestras aguas, inclusive en algunas de las fuentes más importantes. La ausencia de estudios y hasta un compromiso estatal asumido con una corporación transnacional complican el panorama. Las consecuencias sociales y ambientales pueden llegar a ser graves, sin pretender ser alarmistas.

La lucha por el agua en el país, que en el plebiscito de 2004 también logró la obligatoriedad de que los servicios de agua y saneamiento sean públicos, tiene motivos para seguir celebrando sus logros de hace ocho años y demandar el total cumplimiento de la reforma del agua.

Por eso REDES – AT refuerza el reclamo de la CNDAV de que se estatice la empresa Aguas de la Costa de Maldonado. El 40 por ciento de las acciones de esa compañía siguen en manos de la empresa privada Seinco. Esto es manifiestamente inconstitucional. También es fundamental, a nivel nacional, que se instauren los mecanismos de participación de la ciudadanía en la gestión del agua, para cumplir con la reforma de 2004.

Además, el modelo productivo por el que transcurre el país genera varios desafíos y preocupaciones. Los monocultivos forestales, destinados a la industria de la celulosa, ocupan más de un millón de hectáreas del territorio nacional y comprometen las fuentes de agua cercanas. Las plantaciones de árboles consumen gran cantidad de agua, lo que afecta negativamente a otros sectores productivos, como el lechero, rodeados por la forestación. Productores familiares de varios departamentos así lo han denunciado.

Asimismo, vecinos de varias localidades denuncian que los agrotóxicos usados en los agronegocios también están afectando sus fuentes de agua. Existe preocupación en algunas comunidades inclusive por los posibles efectos de esos venenos en su salud.

El Estado no está realizando estudios para determinar las consecuencias de las nuevas prácticas productivas del país sobre la salud de las poblaciones. Tampoco investiga los efectos en las fuentes de agua. Y, por el contrario, algunas decisiones gubernamentales tejen un mayor grado de incertidumbre sobre el futuro de ese bien común.

El Contrato de Inversión firmado entre Uruguay y la empresa Montes del Plata, que instala una planta de celulosa en Punta Pereira (Colonia), prevé la posibilidad de que la compañía acceda a plantaciones forestales en un radio máximo de 200 kilómetros de esa localidad. El documento dice expresamente que se aprovecharían los suelos 5.02b de aptitud forestal.

La Cuenca del Río Santa Lucía abastece de agua al 60 por ciento de la población uruguaya. Si se resolviera forestar todos los suelos 5.02b, la cuenca del Santa Lucía quedaría con el 44,4 por ciento de su superficie bajo el régimen de prioridad forestal, según un estudio que acaba de publicar REDES – AT y el Programa Uruguay Sustentable. “La posibilidad de cultivar estos suelos sustituyendo la vegetación de praderas por monocultivos forestales estaría comprometiendo seriamente la capacidad de la cuenca de abastecer de agua potable al área metropolitana de Uruguay”, concluye el trabajo.

REDES – AT reitera la demanda de la CNDAV de que se instrumenten monitoreos por parte de la Universidad de la República de los efectos de los monocultivos y los agrotóxicos en nuestros recursos hídricos. En este sentido, es necesario conocer también la situación de los acuíferos Guaraní y Raigón. Esos estudios deben tener amplia difusión en el conjunto de la población y constituir la base de un debate sobre el presente y futuro de nuestros recursos naturales, y particularmente del agua, bien esencial para la vida.

La lucha por el agua en Uruguay coloca ahora arriba de la mesa nuevos desafíos, producto de nuevas apuestas productivas del país. El proyecto minero de Aratirí también preocupa desde una visión de defensa del agua que prioriza su uso para consumo humano y sustentable. Es hora de que el Estado emprenda todas las acciones necesarias para garantizar que la calidad y cantidad de nuestras aguas no queden comprometidas por el modelo productivo.

Celebramos el Día Mundial del Agua, habrá proyección de videos y reparto de folletos.
Día: Jueves 22 de Marzo.
Lugar: Callejón de la Universidad.
Hora: 16.

Por más información:
REDES – Amigos de la Tierra Uruguay
José Elosegui
2409 53 89 – 098 846 967
prensa@redes.org.uy