Investigación prueba contaminación transgénica en Uruguay


http://www.flickr.com/photos/mike-bensalem/En el marco del simposio titulado “Organismos modificados genéticamente, su impacto en la producción y en el medio ambiente”, realizado en Facultad de Ciencias los días 2 y 3 de marzo, integrantes de REDES – Amigos de la Tierra Uruguay y de facultades de Ciencias, Química y Agronomía presentaron los resultados de una investigación, realizada en el marco del Programa Uruguay Sustentable y en convenio con la Universidad de la República, que prueba la contaminación transgénica en cultivos de maíz en Uruguay. Estos resultados ponen en tela de juicio la política de “coexistencia regulada en la utilización de organismos genéticamente modificados”, que comenzó a regir a partir de julio de 2008.

La investigación “Detección de Contaminación de Cultivos de Maíz Convencionales y Orgánicos con Transgénicos” fue llevada a cabo en convenio de REDES – Amigos de la Tierra, con los Departamentos de Estadísticas y Producción Vegetal de la Facultad de Agronomía, la Sección Bioquímica de la Facultad de Ciencias y con la colaboración de la Cátedra de Bioquímica de la Facultad de Química de la Universidad de la República. Para las pruebas se tomaron muestras de maíz en chacras transgénicas y no transgénicas cercanas identíficándose 5 situaciones con potencial riesgo de contaminación teniendo en cuenta la distancia y la coincidencia en las fechas de siembra. En tres de éstas situaciones se detectó contaminación.

La investigación presentada muestra, a través de una metodología científica, que la política de coexistencia entre producción orgánica, convencional y transgénica conducirá a la contaminación de las dos primeras. Una de las chacras en las que se encontró contaminación estaba a más de 330 metros del origen de la misma, o sea, a más de 250 metros establecidos por la ley. Pero además, según se comprobó en la investigación de campo, esta distancia no se respeta a nivel de muchos predios productivos: “Durante el muestreo se observó que en general se respeta el establecimiento de un 10% de área de cultivo no transgénico en las chacras transgénicas, pero no se respeta la distancia mínima de 250 metros exigida por la reglamentación entre un cultivo de maíz transgénico y no transgénico”.

Este estudio plantea que: “Este tipo de contaminación es acumulativa y con el correr de sucesivos ciclos de cultivo va a ser más difícil, sino imposible, de revertir’’. Para nuestra organización, estos hallazgos exigen un debate serio y comprometido respecto a qué medidas tomar en nuestro país para defender la diversidad agrícola y la soberanía alimentaria e impedir la contaminación derivada del cruzamiento entre cultivos transgénicos y no transgénicos de maíz. “Este tipo de contaminación es acumulativa y con el correr de sucesivos ciclos de cultivo va a ser más difícil, sino imposible, de revertir”.

En julio de 2008 el Consejo de Ministros puso en Uruguay fin a la moratoria a la autorización de nuevos eventos transgénicos -que se había establecido por un período de 18 meses-, pasando a definir una política de “coexistencia regulada en la utilización de organismos genéticamente modificados”. En vista de esta investigación, sumada a las denuncias de productores de las consecuencias de los agrotóxicos utilizados para los transgénicos en sus cultivos y sus tierras, además de la pérdida de conocimientos y autonomía en la producción, consideramos que quedan demostrados los impactos que ya está generando la coexistencia cultivos transgénicos y otro tipo de cultivos, y la necesidad de que se revise y modifique la reglamentación vigente para detener el avance de los cultivos transgénicos.

Por más información:
REDES – Amigos de la Tierra Uruguay
Karin Nansen
908 27 30 – 902 23 55
urusust@gmail.com

Pablo Galeano
Universidad de la República / REDES – AT
098579350
pablogaleano71@hotmail.com